¿Quiénes son los ganadores del Tour de l'Avenir desde 2000 y qué les pasó?


De Flores a Foss, la carrera ha visto algunos disparar al estrellato y otros se desvanecen hasta el anonimato







Tour de l'Avenir (Crédito de la imagen: Tour de l'Avenir)


La campaña de 2020 vio una serie de carreras canceladas o pospuestas, pero para el pelotón masculino Sub-23 la pérdida del Tour de l'Avenir fue un gran golpe. La carrera francesa es a menudo vista como una ventana a las estrellas del futuro, con Miguel Indurain, Greg LeMond, Joop Zoetemelk y Felice Gimondi entre su brillante lista de ganadores anteriores.


Con la carrera fija para volver más tarde en 2021, Ciclismo mira hacia atrás a los ganadores desde el cambio de siglo y cómo sus carreras han sido criticadas.
2000: Iker Flores (España)

En estos días, Flores está trabajando con un distribuidor vasco de bicicletas y kits llamado Bioracer-Asper, que tiene su sede en la localidad de Tolosa, cerca de San Sebastián, pero a principios de siglo reclamó la primera y única carrera escenística de su carrera en el Tour de l'Avenir.

Ya como profesional en Euskaltel, el español ganó la etapa final de la carrera de Le Grand Bornand a Ville-la-Grand para superar a David Moncoutié, Sven Montgomery y Floyd Landis. Flores eventualmente caería en la orden de picoteo en Euskaltel - aunque terminó segundo en una etapa del Tour de Francia - antes de montar en el último año de su carrera con Fuerteventura siete años más tarde.

"Dejo el ciclismo profesional un poco triste", comentó Flores en Diario de Navarra en ese momento. "Cuando los Fuerteventura-Canarias nos dijeron que no continuarían, vi que sería muy difícil para mí continuar también. He tratado de explotar todas las posibilidades de continuar, pero era imposible.


"Me siento muy bien. Quería seguir compitiendo. Tal vez podría haber logrado algunos mejores resultados, o podría haber hecho más, pero dejo el ciclismo con la sensación de que hice todo lo que pude. Estoy satisfecho con lo que he logrado. Debo empezar una nueva vida".

2001: Denis Menchov (Rusia)

Antes de que la UCI y Menchov intentaran todo lo que pudieron para mantener su prohibición del dopaje fuera de los titulares, el ruso era visto como uno de los corredores de etapa más mercuriales de su generación. Suavemente hablado y tímido hasta el punto en que las entrevistas eran a menudo cosas sombrías, el jinete llegó a través de las filas en Banesto y ganó el maillot blanco en el Tour de Francia en 2003.

El equipo español vio una falta de progresión y perdió la fe un año más tarde, firmando a Alejandro Valverde, pero Menchov pasaría a tener temporadas en Rabobank, Geox, y luego Katusha antes de retirarse debido a una lesión de rodilla en 2013. Su prohibición de dopaje fue anunciada en 2014 y fue despojado de sus resultados del Tour de Francia entre 2009 y 2012, pero mantuvo sus títulos de Giro y Vuelta de 2009 y 2007 respectivamente.

Volvería al deporte en 2019 como director en Gazprom-RusVelo, pero sigue siendo uno de los pilotos de más alto perfil en ser sancionado como parte del pasaporte biológico de la UCI.

2002: Evgeni Petrov (Rusia)

Al igual que Menchov, su compatriota Petrov llegó a la escena europea con enormes expectativas puestas sobre sus hombros, pero el ex piloto de Tinkoff se convirtió en algo así como un viajente, con una carrera que incluyó ocho equipos y abarcó 16 temporadas.

Ganó su título de Avenir por sólo un segundo sobre el francés Pierrick Fedrigo, con Pieter Weening y Yaroslav Popovych entre los 10 primeros. El campeón del mundo de la carrera por carretera Sub-23 de 2000 nunca replicaría su forma Avenir en la gran etapa, aunque ganó una etapa en el Giro y terminó séptimo en la edición general en la edición de 2007. Fue retirado del Tour de 2005 a mitad de camino para un alto nivel de hematocrito antes de finalmente retirarse en 2016.

2003: Egoi Martínez (España)

Un talentoso escalador que se convirtió en profesional con Euskaltel en 2002, Martínez fue visto como un futuro contendiente de carreras de etapa incluso antes de su victoria de Avenir en 2003 gracias a una serie de paseos notables en carreras como el Tour de Romandie y el Critéruim du Dauphiné, donde ayudó a Iban Mayo casi a desbancar el dominio de Lance Armstrong.

El español incluso pasó dos años en Discovery Channel, aunque se unió después del primer retiro de Armstrong, y se convirtió en una cúpula con el paso de los años. Hubo una victoria de etapa en Burgos en la Vuelta 2006 - donde también ganó la clasificación de montañas - pero después de dos años con Johan Bruyneel regresó a Euskaltel donde permaneció hasta su retiro a finales de 2013.

Ahora trabaja como agente de pilotos en una agencia también dirigida por Angel Edo (Ivan Cortina está entre sus clientes) y al mismo tiempo está involucrado con Etxe-Ondo.
Anuncio

2004: Sylvain Calzati (Francia)

Te perdonaría olvidar que Calzati pasó una temporada en el Team Sky en 2010, pero para entonces sus mejores años estaban bien y realmente detrás de él. A mediados de la década de 2000, los pilotos todavía eran capaces de montar eventos como el Tour y luego dirigirse al Tour de l'Avenir y, como parte de un equipo RAGT Semence-Mg Rover, Calzati salió en la cima gracias a los bonos de tiempo y sprints, con Thomas Lovkist segundo y Christophe Le Mevel tercero.

Calzati pasaría la mayor parte de su carrera montando para Vincent Lavenu, y ganó una etapa del Tour de Francia en 2006 cuando la carrera visitó a Lorient después de dejar caer a sus compañeros de escapada Kjell Carlstrom y Patrice Haaland con poco menos de 30 km por delante. Nunca sería capaz de replicar su forma del Tour de l'Avenir en el gran escenario y siguió siendo la única victoria en la carrera por etapas de su carrera.

Su victoria teatral en el Tour, menoablemente, llegó pocas horas antes de que Francia jugara contra Italia en la final de la Copa Mundial de la FIFA, con el francés admitiendo que apoyó a la selección italiana.

2005: Lars Bak (Dinamarca)

Bak corrió el Tour de l'Avenir junto a un joven Andy Schleck en 2005 en un equipo de CSC que también incluía a Matt Breschel. Fue Bak quien salió en la cima, ganando la etapa de apertura y luego consolidando sus credenciales con una fuerte contrarreloj en Montmorillon.

En realidad, pocos de los 10 mejores pilotos de la edición de 2005 entrarían en gran éxito, con Maxime Monfort, Leonardo Duque y Christophe Riblon tres excepciones, mientras que Schleck terminaría cerca de siete minutos. Bradley Wiggins no apareció en GC, pero ganó una etapa, mientras que Bak más tarde se convertiría en una cúpula respetada y más tarde en un directeur sportif.

2006: Moisés Dueñas (España)

Otro piloto que fue capaz de contar con una sólida salida en el Tour de Francia para perfeccionar su forma antes de la carrera, Dueñas más tarde haría olas para dar positivo por drogas en el Tour de Francia en 2008 y luego tener más sustancias encontradas en su habitación de hotel después de un registro policial. Recibiría una sentencia de cárcel suspendida por esas acciones, pero regresó al deporte a tiempo completo en 2012 antes de colgar sus ruedas en 2015.

Lo último que supimos es que dirigía una escuela de ciclismo y una agencia de entrenamiento en su ciudad natal de Béjar (también hogar de Roberto Heras, Santi Blanco y Male Cubino). Durante los últimos cuatro años ha organizado un criterium llamado, originalmente, el Criterium Moisés Dueñas, aunque no sucedió en 2020.

2007: Bauke Mollema (Países Bajos)

Podría decirse que el primer piloto de nuestra lista desde Menchov que puede ser considerado como un líder del Grand Tour, Mollema ha forjado una carrera como un sólido todoterreno tanto en Rabobank/Belkin como en Trek-Segafredo. Con seis top-10 en Grand Tours, victorias en Il Lombardia y San Sebastián, y etapas tanto en la Vuelta como en el Tour, ha construido una reputación como un líder consistente y algo subestimado.

En 2007, estuvo en su primer año en el equipo Rabobank Continental que incluía a Steven Kruijswijk, Lars Boom, Tom Leezer y Jos Van Emden. La edición de 2007 de la carrera también se hizo famosa por Rafaa Chtioui, quien se convirtió en el primer piloto africano en ganar una etapa en la historia de la carrera.

En cuanto a Mollema, que estaba compitiendo oficialmente para la selección holandesa en la carrera, se trasladó al amarillo en el escenario 3, perdió la camiseta ante Tony Martin en la contrarreloj, pero luego volvió a la contrarreloj dos días después.

2008: Jan Bakelants (Bélgica)

Ahora de vuelta en el WorldTour gracias a una oferta de dos años de Intermarché-Wanty-Gobert, Bakelants nunca ha cumplido la promesa que inculcó gracias a su victoria en 2008. Dicho esto, el belga todavía ha forjado una carrera muy impresionante que ha incluido una victoria de etapa y un día en amarillo en el Tour en 2013 y buenas victorias de un día en el Giro del Piemonte y giro dell'Emilia.

"Esta es una victoria brillante en la mejor carrera de Espoir. Todos los mejores de nuestra categoría estaban aquí. No empecé como uno de los favoritos, pero logré romper la jerarquía. Tuve que darlo todo para mantener mi posición", dijo Bakelants en el momento de su victoria en Avenir.

Bakelants tomó la delantera gracias a un impresionante viaje en solitario a Carmaux. Se estrelló dos días más tarde, pero logró mantener su ventaja en la difícil etapa pirenaica sobre el Port de Lers, el Col d'Agnes, el Col de Latrape y Guzet. El joven estadounidense Tejay van Garderen ganó la última etapa.

2009: Romain Sicard (France)

Una vez visto como el futuro de las carreras de etapas, Sicard aseguró su título de carrera con impresionantes paseos tanto contra el reloj como en las montañas. Sin embargo, también se benefició de una escapada de dos hombres en el escenario 1 cuando todo el mundo esperaba un sprint de racimo. En ese momento, fue la siguiente promesa de Francia, más que un tal Thibaut Pinot y Romain Bardet, sin este último ni siquiera en la lista de salida.

Sicard ganaría el título mundial de carreras de carretera Sub-23 una cuestión de semanas más tarde, con otro viaje destacado en Suiza, pero las dolencias musculares y otras dolencias físicas retuvieron su carrera después de firmar con el Euskaltel. En 2014 se trasladó al Team Europcar, pero su camiseta arco iris sigue siendo su victoria más reciente. Ha habido destellos de su habilidad natural a lo largo de los años, con dos resultados top-20 GC en la Vuelta a España, pero es visto principalmente como una cúpula en estos días, aunque a menudo hace sentir su presencia en los descansos.

2010: Nairo Quintana (Colombia)

No hay falta de respeto a Rigoberto Urán, que de hecho ha alcanzado el mismo escalón en el podio en el Tour de Francia que Quintana, pero el piloto de Arkéa fue el punto focal de la nueva generación de atletas colombianos que hicieron olas hace poco más de una década.

El ahora de 30 años lo dejó a finales del Tour de l'Avenir 2010 para sellar su victoria, pero las victorias consecutivas en los últimos dos días aseguraron que Colombia tuviera su primer ganador general desde 1985. Desde entonces, Quintana ha ganado un Giro y una Vuelta, y aunque su forma del Tour de Francia ha sufrido en los últimos años sigue siendo una amenaza de carreras escénicas cuando está en forma y saludable.

2011: Esteban Chaves (Colombia)

Al igual que Quintana, su compatriota Chaves ha visto a su estrella disminuir en los últimos años, con problemas de salud y lesiones que limitan su papel en Mitchelton-Scott. Pero en 2011, formó parte de un equipo nacional brillante que incluía Quintana y una variedad de talentos de cosecha propia.

Chaves tuvo que esperar hasta la etapa final antes de finalmente adelantarse a David Boily, y mientras que el canadiense colgaría sus ruedas unos años más tarde, Chaves sobreviviría a un accidente amenazante para su carrera antes de establecerse en Mitchelton. Luego iría a disfrutar de un parche púrpura de forma en 2016 que todavía no ha replicado.

2012: Warren Barguil (Francia)

Barguil ya era un nombre notable, al menos en Francia, para cuando ganó la carrera. Después de todo, había reclamado la etapa final de la carrera un año antes y esa progresión continuó hasta 2012, con el francés una figura prominente en la escena doméstica antes de ganar una etapa, el GC, puntos jersey, y títulos de KOM en el Tour de l'Avenir.

Juan Ernesto corrió Barguil cerca, pero el francés se benefició a medida que la carrera se desarrolló, con el título decidido por un sprint relativamente fácil cuesta arriba en la etapa final. La etapa reina se acortó debido a la nieve, mientras que un equipo francés súper fuerte anuló a la oposición en varios puntos clave.

Desde entonces, Barguil ha tenido una carrera de increíbles máximos marcados por lesiones y forma mediocre. En su día sigue siendo casi imbatible, pero el problema es que esos días son pocos y distantes entre sí.

2013: Rubén Fernández (España)

Ahora en los libros de Cofidis, el español está de vuelta en el WorldTour después de un paréntesis de un año en Euskaltel-Euskadi. El jugador de 29 años es uno de los pocos pilotos de nuestra lista que no ha ganado una carrera desde su victoria en el Tour de l'Avenir en 2013, pero todavía ha forjado una carrera como una sólida cúpula que puede elegir entre los extraños top-10 cuando se le da la oportunidad.

Su victoria en el Tour de l'Avenir se produjo después de que los rivales clave se marcaron entre sí y permitieron a Fernández establecer un margen ganador en el escenario ante Saint-Fransois-Longchamp. El español se movió al liderato como resultado y tuvo más que suficiente para retener a Adam Yates en la segunda general.

Su carrera se estancó en Movistar después de que le entregaran un contrato de tres años después de unos resultados prometedores, con un accidente de entrenamiento en 2016 dejándolo con la mandíbula rota. La temporada siguiente vio el comienzo de una disminución constante, en parte debido a problemas dentales que afectaron al resto de su cuerpo, pero 2020 proporcionó a Cedric Vasseur suficiente evidencia para sugerir que Fernández merecía otra inyección al más alto nivel.

2014: Miguel Angel López (Colombia)

La victoria del colombiano en 2014 lo convirtió en una de las propiedades más populares del ciclismo. Gracias a un equipo colombiano de gran talento que incluía a Fernando Gaviria y Rodrigo Contreras, y al hecho de que la carrera sólo tenía 4,4 km de contrarreloj, López dominó las etapas de montaña.

Sam Oomen se veía amenazante después de la primera cumbre en Plateau de Solaison, pero, una vez en amarillo, López parecía confiado y como un líder natural. Marcó a sus principales rivales en Les Carroz d'Arraches en el escenario 5, ganó al día siguiente a La Rosiére después de sacar lo mejor de Robert Power, y luego mantuvo a sus rivales a raya en la subida final de la carrera.

López ha terminado desde entonces en el podio del Giro de Italia y la Vuelta a España, y estuvo en la misma posición en el Tour de Francia 2020 hasta caer al sexto lugar en la penúltima prueba de tiempo del día. Termina su hechizo en Astana y se muda a Movistar para 2021.

2015: Marc Soler (España)

Todavía no está claro si hemos visto lo mejor de Soler, pero su triunfo en 2015 apuntaba a una carrera brillante en el WorldTour. Al igual que Bernal y Gaudu, el piloto de Movistar utilizó el terreno en las tres etapas finales para embestir a casa su calidad en las montañas y, aunque no pudo ganar una etapa, el español tuvo más que suficiente para despedir a Jack Haig por el título general.

Desde entonces, Soler ha cocinado a fuego lento en Grand Tours, pero nunca tuvo la oportunidad de permitir que sus talentos hiervan. Una victoria de etapa y la novena en la Generalidad en la Vuelta son sus mejores resultados hasta la fecha. La llegada de López, tras la de Enric Mas el año pasado, abolló un poco su candidatura al Tour.

2016: David Gaudu (Francia)

La Vuelta a España 2020 fue otro recordatorio oportuno de los talentos de Gaudu, pero el joven francés ha estado girando cabezas desde sus días de secundaria cuando puso un tiempo de ampollas en La Planche des Belles Filles durante un viaje de entrenamiento.

Para cuando llegó su victoria en l'Avenir, el escalador del FDJ estaba firmemente instalado como el heredero de Thibaut Pinot y, aunque su tasa de adhesión no ha sido tan meteórica como Tadej Pogaar o Egan Bernal, el francés se ha establecido firmemente como una estrella.

2017: Egan Bernal (Colombia)

A finales de 2017, el mundo del ciclismo estaba en las manos de lo que parecía 'Eganmania', con los medios de comunicación y los aficionados anticipando el próximo Eddy Merckx del ciclismo a dominar durante los años venideros. Ese bombo no fue tan sorprendente, dado que Bernal irrumpió en escena como un adolescente pródigo y se aclimató al ciclismo europeo con un toque casi sin esfuerzo.

Su campaña de 2017 fue increíble, con su victoria en el Tour de l'Avenir tras victorias en el Mont Blanc, el Sibiu Tour, el Giro della Toscana y una serie de brillantes paseos contra la oposición de WorldTour.

Su paseo en el Tour de l'Avenir lo vio venir de tres etapas para ir, con victorias en Hauteluce-les-Saises y Sainte-Foy-Tarentais catapultándolo del 15 al primero. Sus oponentes le lanzaron todo en la etapa final, pero Bernal se llevó el título por delante de los difuntos Bjorg Lambrecht y Niklas Eg.

Se convirtió en el ganador más joven del Tour de Francia en más de 100 años en 2019, pero abandonó la carrera de este año con una condición de espalda que amenaza con comer en su temporada 2021.

2018: Tadej Poga-ar (Eslovenia)

Su talento era innegable, incluso antes de su victoria en 2018, pero ese resultado -a pesar de un equipo débil- lo catapultó a la conciencia de los aficionados al ciclismo convencional.

Un año más tarde, fue tercero en la Vuelta, y un año después estaba en el escalón superior del podio en el Tour de Francia. La clase Tour de l'Avenir de 2018 también fue otra cosa, con Aleksandr Vlasov, Clement Champoussin, Ivan Sosa, Eddie Dunbar y Joao Almeida entre los 10 mejores en GC.

2019: Tobias Foss (Noruega)

El piloto noruego llegó a la edición 2019 de la carrera con un pedigrí decente, habiendo terminado noveno en la carrera el año anterior y séptimo en 2017, pero durante su última temporada en las filas Sub-23 fue increíblemente consistente a lo largo de la carrera. Se trasladó al liderato en el escenario 3 y luego, a pesar de caer al tercer lugar más tarde en la carrera, volvió a tomar amarillo en la penúltima etapa.

El jugador de 23 años vio su campaña de 2020 afectada por la pandemia COVID, pero el ex biatleta, que señala a Chris Froome y Edvald Boasson Hagen como sus héroes deportivos, todavía acumularon 23 días de carreras este año.

Es probable que el piloto de Jumbo-Visma tenga otra oportunidad en un Grand Tour en 2021 después de no poder terminar el Giro de Italia este año.


Fuente:www.cyclingnews.com

Comentarios