Críticas por la descalificación de Carapaz por su 'postura prohibida' en Lieja



Twitter @ProCyclingStats

La descalificación de Richard Carapaz en Lieja-Bastoña-Lieja por su postura durante un descenso han vuelto a desencadenar críticas hacia la UCI por su rigurosidad.

La celebración de la Lieja-Bastoña-Lieja nos dejó, además de la victoria de Tadej Pogacar y la demostración de fuerza de Alejandro Valverde a sus 41 años, un episodio polémico protagonizado por uno de los principales animadores de la carrera en el tramo final, el ciclista ecuatoriano del Ineos Richard Carapaz.

A 19 kilómetros de meta Carapaz, que en ese momento marchaba en cabeza de carrera en solitario, fue cazado por las cámaras de televisión en un descenso en posición aerodinámica para tratar de ganar distancia respecto a sus perseguidores aunque finalmente fue neutralizado pocos kilómetros después. En la imagen de televisión parece que Carapaz está apoyado sobre la parte delantera del sillín y no sobre el tubo superior del cuadro. De hecho, la UCI señala en su reglamento que los ciclistas deben llevar "las manos en el manillar y estar sentados en el sillín", al tiempo que prohíbe "sentarse en el tubo horizontal". Pese a ello Carapaz, que finalizó la carrera, fue descalificado poco después de cruzar la meta.

Uno de los ciclistas que quiso pronunciarse sobre este tema fue el corredor del Movistar Carlos Verona, que destacó que la UCI debería de preocuparse por algunos problemas más graves para el pelotón: "El ciclismo tiene el enemigo en casa!! Lo de las isletas sin señalizar o lo de tener que llevar la bolsa de avituallamiento en la mano durante kilómetros porque no se pueden tirar a los espectadores ya lo solucionamos cuando nos matemos alguno. ¡Siento vergüenza, UCI!"

También se mostró crítico el exdirector deportivo Johan Bruyneel, que defendió que Carapaz cumplió la normativa: "Aquí, los ilegales son los de la UCI por haber descalificado a Carapaz. El ciclista ha mantenido las manos debajo del manillar, no se sentó en el tubo horizontal y mantuvo contacto con el sillín. ¿O la UCI vendrá a decir ahora dónde un ciclista se tiene que sentar en su sillín? Ridículo".

El principal protagonista de la historia, Richard Carapaz, no quiso darle importancia a este asunto y se centró en el plano deportivo lamentando que la estrategia del Ineos, que intentó romper la carrera en las cotas finales, no tuviera el resultado esperado en la meta de Lieja: "Mijines! Esto es un juego de ajedrez con varias opciones para ganar o perder, pero lo más importante siempre sonreímos ante un jaque mate".

Fuente:www.as.com

Comentarios