VUELTA AL PAÍS VASCO | SEGUNDA ETAPA Aranburu remata en Sestao un día redondo del Astana



Luis Tejido EFE

Fraile atacó en La Arboleda y puso a todos con el gancho, y su compañero remató en una labor de equipo perfecta. Roglic sigue de líder, con cinco segundos sobre Álex.

Todo lo que diseñó Martinelli con su Astana en el hotel de concentración por la mañana quedó plasmado paso por paso en la segunda etapa de la Vuelta al País Vasco, la primera en línea, entre Zalla y Sestao. Con estas dos entregas, un aperitivo tan sólo, ha quedado claro que la Itzulia se presenta apasionante, una delicia degustada aún con más pasión tras ese 2020 en blanco por la pandemia. Lo que sí varió fue la climatología, como del blanco al negro. Tras el sol del lunes de Pascua, un martes norteño, invernal, con agua y menos de diez grados en todo momento. Pogacar, que promete dar leña, movió el arbolito en La Asturiana y abocó a los favoritos a poner el despertador en hora. Después, en La Arboleda, un tramo que conoce como la palma de su mano, probó Fraile, que puso a todos con el gancho. Era el señuelo, si salía bien, adelante, y si no, había otra bala en la recámara. Aranburu, un ciclista que ha iniciado esta Itzulia como un cohete, lanzó un contraataque feroz, el remate, que le llevó al triunfo de etapa y a rozar el amarillo. Los 15 segundos que sacó a los favoritos, encabezados por Fraile para el doblete azul, sumados a la bonificación, le dejaron como más inmediato perseguidor del líder Roglic, a cinco segundos.


Los 40 kilómetros finales fueron apasionantes, una continuación de la interesante batalla contra el reloj de la apertura de ayer en Bilbao. La novedosa subida a La Asturiana y el terreno pocas veces explorado en competición de élite de La Arboleda dieron tintes palpitantes. La etapa arrancó con una fuga de siete corredores: Iturria, Gastauer, Irisarri, Hermans, Cabedo y dos ciclistas del DSM como Tusveldj y Vermaerke. Movistar e Ineos fueron controlando por detrás, mientras el Astana afilaba cuchillos para la escabechina final. Llegaron a tener más de cuatro minutos de ventaja.

La jornada fue movida, con algún accidente como el de Kelderman, que se enganchó con su compañero Benedetti y Knox, y acabó con el pulgar derecho ensangrentado. Al estudiar el perfil de la etapa, todos repararon en que había que llegar a La Asturiana bien posicionado, porque es muy estrecho al inicio y hace embudo; además, los tres primeros kilómetros se hacen duros. Al empezar a subir se recogieron los caídos en batalla de la escapada. Cabedo agitó el grupo, que empezó a romperse y se adelgazó hasta unos 40 ciclistas. En una curva, Carapaz se cayó al patinar y se quedó descolgado. Juan Pedro López tuvo un problema mecánico en un repecho. Gaudu reaccionó a cinco kilómetros para llegar a la cima y en su ataque tuvo un invitado de lujo: Pogacar, que puso los nervios como escarpias a los candidatos a la txapela. Desde el minuto uno el esloveno ya está dando juego.

Al final, reinó el orden. A dos kilómetros para coronar La Asturiana, Schachmann tomó el relevo y dio su hachazo. Roglic al fin contestó a esas escaramuzas. McNulty e Higuita, lugarteniente de Pogacar. trataron de enganchar con el dueto cabecero, aunque les costaba. Entonces llegó el momento Astana. Fraile se lanzó en La Arboleda y luego remató Aranburu, mientras atrás tiraba Peio Pello. En la bajada botona los Astana se comportaron como una orquesta bien afinada.

Aranburu miraba hacia atrás en la cuesta de Galindo, un repecho de medio kilómetro que arranca al 13 por ciento de desnivel, aunque el premio, la historia para él, lo tenía frente a sus ojos. Reguló bien y ganó. Durante unos instantes disfrutó del liderato virtual. Deja volar su imaginación ante el dúo imperial esloveno Roglic-Pogacar y sueña con algo aún más grande que una etapa. El ganador del Tour arañó cuatro segundos de bonificación, al acabar tercero la jornada.

Alexander Aranburu Deba, de Ezkio, en el Goierri guipuzcoano, en el interior, tiene solo 25 años y debutó como profesional con el Murias en 2016. Luego pasó al Caja Rural. Equipos que le proyectaron al Astana, ya en primera fila mundial. Ha ganado el Circuito de Getxo (2019) y una etapa en la Vuelta a la Comunidad de Madrid y otra en Burgos.

La etapa de mañana, la tercera de la ronda vasca, será la primera de las dos con final en alto. Una jornada por tierras alavesas con salida en Amurrio, 167,7 km de recorrido y llegada explosiva en el muro de Ermualde (Primera), en Llodio. Una ascensión de 3,1 km al 11,5 por ciento y tramos al 20 en un segundo kilómetro al 15,6. Ese final, novedoso, esta precedido además de otro muro anterior con la cima a 9 km de meta, el de Malkuartu, poco más de 2 km y picos iniciales de hasta el 14 por ciento. Antes, otros dos altos de Tercera, Altube (km14,9) y La Tejera (km 65,9), sin demasiada trascendencia.


CLASIFICACIONES

Etapa.

1. ALEX ARANBURU (ESP/Astana-Premier Tech) 3:45:32.

2. OMAR FRAILE (ESP/Astana-Premier Tech) a 15.

3. Tadej Pogacar (SVN/UAE-Team Emirates) m.t.

4. David Gaudu (FRA/Groupama-FDJ) m.t.

5. Michael Woods (CAN/Israel Start-Up Nation) m.t.

...//...

6. Primoz Roglic (SVN/Team Jumbo-Visma) m.t.


General

1. Primoz Roglic (SVN/Team Jumbo-Visma) 4:03:04.

2. ALEX ARANBURU (ESP/Astana-Premier Tech) a 5.

3. Brandon McNulty (USA/UAE-Team Emirates) 6.

4. Tadej Pogacar (SVN/UAE-Team Emirates) 24.

5. Adam Yates (GBR/INEOS Grenadiers) 28.

...//...

8. OMAR FRAILE (ESP/Astana-Premier Tech) 34.

Fuente:www.as.com

Comentarios